keeping up.

Me había hecho a la idea de que iba a escribir cada dos días más o menos, pero del viernes para acá me dio una gripe terrible. No en intensidad, pero me he sentido super mal. Todo mundo me había dicho que iba a sentir el golpe de estar viviendo sola en el momento en que estuviera enferma, pero la verdad es que lo he sentido más en otros momentos.

El viernes y sábado me quedé en casa, enclaustrada para no darle chance de aumentar a la enfermedad. Solo fui al super y estoy feliz porque logre gastar solo 20 euros! Success! Después me di cuenta que había olvidado un par de cosas, como el jugo de naranja y los huevos, pero bueno. El domingo me fui a dar una vuelta por El Rastro, que es un mercado al aire libre de antiguedades que ponen los domingos aquí cerca. Más que antigüedades, yo diría que es un mercado de chunches. Lo mismo te venden desarmadores que libros, que abrigos, que calcetas, que teléfonos viejos. La verdad es que había cosas muy curiosas y muy llamativas, pero que rayos voy a hacer yo con un candelabro precioso?? Hay tantas cosas que me encantaria tener pero a. no tengo dinero y b. que voy a hacer con ellas cuando me vaya? Entonces me convenzo de solo ver. Encontré un puestecito que vendía lentes oscuros vintage super lindos, pero no llevaba efectivo suficiente, entonces espero que vuelvan a estar este próximo domingo para ir a comprarme unos.

Después de eso, me fui al Prado. Estaba haciendo un clima delicioso, me compré un sandwich y me senté en la grama afuera del museo a comer y leer mientras esperaba que fueran las 5pm. Porque a esa hora ya es gratis la entrada. #VidaDeEstudiante #SoyTacaña. Resulta que yo no soy la única tacaña, porque la cola para entrar se empezó a formar a las 4pm y se extendió por unas tres cuadras. Al fin entré y me dediqué a ver sobre todo los cuadros de Velazquez, Goya, El Greco y Reubens. Aprecio mucho la destreza y simbolismo de ese tipo de arte, pero después de ver 10 pinturas de Felipe IV, como que ya no es tan emocionante el asunto. Muchos crucificados, decapitados, coronados y raptados. Después de salir, tocaba la parada obligada de domingo: 100 montaditos. (Los domingos y miércoles toda la carta cuesta 1euro. Otra vez #SoyTacaña ).

Regresando al tema de en que momento me he sentido sola, es más cuando estoy en algún lugar muy lindo, cuando veo los árboles con colores de otoño, cuando el clima es perfecto y no tengo a nadie a quien decírselo. Aún no tengo un grupo realmente de AMIGOS, o sea, hay gente que me cae bien pero no sé nada de sus vidas ni ellos de la mía. Aún no tengo gente con quien compartir esto aqui, y ahí es donde me siento sola. Hay momentos también, en los que prefiero no pensar, como el cumpleaños de mi abuelito paterno que acaba de pasar, o que este 1 de Noviembre no voy a estar allá, aunque detesto el fiambre. Trato de no pensarlo mucho para que no me entre el patatus. Y bueno, a mi novio que lo extraño de sobremanera, porque es mi compañero de aventuras favorito, pero eso es otro tema. En algun momento escribiré sobre las relaciones a distancia y como medio lo estoy manejando.

En otras noticias, mis vacaciones de Navidad son del 17 de diciembre al 11 de enero. Casi un mes! Felicidad en mi ser! Ojalá se puedan concretar mis planes para esas fechas, que no voy a poner por acá hasta que se hagan realidad, para no echarme la sal.

Observaciones generales:

Cada vez me doy cuenta de más cosas que se necesitan para sobrevivir y que uno no piensa mucho cuando vive con sus papás. Como que si uno quiere almorzar pollo, tiene que sacar el pollo del congelador desde la mañana. O calcular cuando voy a poner ropa a lavar, que debo tener tiempo de esperar la lavadora, luego ponerlo todo a secar, luego doblar. O sea, es tomar decisiones conscientes, pensadas, razonables y con miras al futuro. Ya soy adulta? jaja

Aún no he llegado al punto de extrañar la comida de Guate porque la verdad soy feliz comiendo panes con queso. A ver cuanto aguanto así.

No logro acostumbrarme a los cambios de clima. Salgo de mi casa super emponchada, cuando llego al metro ya me voy sintiendo acalorada por caminar, al entrar al vagón es un sauna y luego sales a la calle y otra vez hay frío. Creo que esa es la razón de mi gripe del mal.

Voy a descifrar la manera de poner fotos acá, aunque no soy una super fotógrafa. Creo que solo me están leyendo como tres personas, pero bueno, que lo disfruten!

regresando a ser estudiante.

Hoy me puse a pensar que hace cuatro años cerré pensum y dejé de ir a clases. Pero apenas voy por el segundo día de clases y que cosa más distinta a estar en la U allá. Estos días han sido básicos, de introducción, fundamentos. Muy pocos de la clase tienen background específico del tema, hay algunos que incluso están recien salidos de la U y son unos niños. Pero que diferente es estar en una clase que va a todo vapor, que vamos viendo las cosas una tras otra, que la gente hace siempre comentarios y preguntas pertinentes. Bueno, por lo menos hasta el momento. Creo que hay más extranjeros que españoles. Honduras, Ecuador, Colombia, México, Guatemala, Italia, henos ahí. El instituto está en una zona muy elegante, cerca de embajadas, oficinas fancy y restaurantes con valet parking a los que de plano nunca voy a entrar.

Pero la parte nerd de mi está feliz, de estar rodeada de gente que habla de lo que yo hablo, que entiende cuando digo sur-sur, cuando digo CAD, cuando digo post-2015. En medio de todos los temas, sale el issue de Latinoamerica y la relación norte-sur y etc. Hay algunas personas que se han dedicado a irse a ser voluntarios a países “en desarrollo” y es como raro. Es raro porque yo soy de uno de esos países donde la gente todavía va de voluntario para “ayudar”. Es raro. Yo sé que soy super privilegiada de estar acá, que esto no es algo que le pase a cualquiera, que han habido 50mil solicitudes para estas becas y heme acá. Es muy raro, la verdad.

En el resto de cosas, fui a conocer Primark, una tienda irlandesa recién abierta en Gran Vía. Es un monstruo. Filas y filas para entrar y te dan un ticket y así. Es como abrumador entrar, pero como soy una anciana lo que me hace feliz es comprarme unas pantuflas y un tostador.

Observaciones generales: el trámite de los documentos de residencia me hace ver que España no es como aquella cosa super avanzada en temas burocráticos. Sabra dios cuando me darán el mentado documento.

Viajar en bus es un caso cada vez. Va lleno de viejitos, que solo usan el bus y no el metro porque es más fácil (menos gradas), pero que van todo el camino peleándose por los asientos disponibles. Si hay dos con bastón, se empiezan a alegar con quien está peor de salud y merece más sentarse.

A ver que depara el resto de la semana. Por lo menos ya dejó de llover.

días de lluvia.

Ha llovido terriblemente estos días. No es como la lluvia de donde crecí, pero es lluvia y moja y es fastidioso. Fui a conocer un bar gay el viernes, fue muy raro, muy intenso, muy…fuera de todo lo que conozco. Pero de un modo genial. Ver a la gente poder expresarse con toda libertad, ser quien quieren ser sin ningun estigma y pasarla bien así, es genial. Lo unico es que ni loca vuelvo a ir a uno de los restaurantes mexicanos de esa zona, a pagar 8 euros por un plato de nachos que parecen de Taco Bell por pura nostalgia.

Siguiendo con un poco de la cronología, me fui de day trip el sábado, más raro todavía. Y no de un modo tan genial, hacia un tiempo fatal y mi compañía no era la más dinámica. Me urge conocer gente que me acompañe a estas aventuras. El lugar, Toledo, muy lindo. Muy medieval, pero muy turístico también. Y es como raro, darse cuenta que uno aqui no está de turista. No tiene sentido comprar ahorita playeras e imanes de un lugar donde vas a vivir. Siento yo. No es como cuando uno viene con prisas y compañía y se toma veinte fotos en cada monumento. El viernes tuve un momento, mientras estaba sentada frente a la Catedral de Almudena al atardecer, que me dieron ganas de llorar. Era todo tan lindo y yo estaba totalmente sola, rodeada de desconocidos, sin nadie con quien compartirlo. Habia un hombre tocando un violín y cuando tocó una canción en especial, me recordó a mi mamá y sentí que hasta me dolió el estómago. No es que no pueda disfrutar estar sola, pero hay cosas tan magnificas que quiero compartirlas con alguien. Sobre todo pienso en que quiero compartir tantas cosas con mi novio, que yo sé que soy una cursi, pero es que extraño demasiado a ese hombre. *Inserte suspiro dramático aquí* Sé que con el apreciamos el mismo tipo de cosas al viajar, que nos gusta descubrir restaurantes, calles, personas, que vemos historias por todos lados, que no nos gusta perder el tiempo pero si saber cuando descansar. La verdad es que somos buenos compañeros de viaje y me hace una falta tremenda.

En otras noticias, esto ha servido para darme cuenta que he sido muy consentida y muy cómoda toda mi vida. Lo noté desde la primera noche en que, por dejada, no tenía colchas y tuve que dormir solo con sábanas y con un abrigo puesto para no morir congelada. O cuando las bolsas de basura pasan tres días en la entrada porque a nadie se le ocurre bajarlas. O cuando no entendía como carajos funcionaba la lavadora y pase dos horas apachandole todos los botones. Pero bueno, voy aprendiendo y me da una gran paz poder hacer cosas sola, como ir al super y comprar lo que se me ronque la gana. Si quiero comer solo cereal y panes con queso, no hay nadie que me diga que no lo haga. Aunque hoy, después de una semana aqui, fui a comprar pollo porque me di cuenta que no estoy comiendo proteinas de ningun tipo. Asi que bueno, iré a prepararme un filete de pollo y verduras como toda una adulta disque responsable.

desde aqui.

Hola.

No sé si alguien lea esto, pero igual. Ahora esto contará mis aventuras de este lado del mundo. Me vine a vivir a Madrid, a estudiar un master. Justo hoy cumplo una semana de estar aqui. Resumen de esta semana:

  • Viaje del demonio de 9 horas y media. Primero, una escala simbólica donde iba sentada junto a un tipo que juega futbol aquí en España y yo ni idea. Luego, sentada junto a un tipo de los que se aplastan el cerebro si cierran las piernas. Por nueve horas. Luego encontré a otro compatriota que viene becado. Tiene background de agronomía, llegó con camisa de cuadros y casi le podía imaginar el sombrero vaquero en la cabeza.
  • Un par de días viviendo en el centro con dos señoras que podrían ser mi mamá. Muy divertidas. Una conferencia en un lugar de la sierra con gente muy variopinta y muy extraña. Una tarde viendo el lugar donde la gente va a esquiar y congelándome. Reunirme con el novio de mi prima a comer churros y chocolates. Una misa en una iglesia junto a un parque con trozos del muro de Berlín. Las misas son iguales en todas partes del mundo. Eso me pareció reconfortante. Saber que hay cosas que son iguales a casa.
  • Venir a conocer mi piso, el lugar donde viviré los próximos meses. Las personas con las que compartiré baño, cocina, televisión. Todo bien. Ligera decepción al ver que mi cuarto es realmente pequeño. Recuperarme de la ligera decepción.
  • Ir al super, ir al “chino”.
  • Ir a la Jornada, conocer a mis futuras compañeras. Pasar mucho tiempo caminando bajo la lluvia por una razón estúpida. Molestarme. No lograr hacer lo que debía por culpa de esa razón estúpida. Caminar aún más. Dolor de pies, de cabeza, de todo.
  • Despedir a una amiga que me salva la vida.
  • Dormir demasiado. Unas 12 horas. Por fin eliminar el jet lag. Un poco. No lograr hacer nada de lo que debía por dormir de más.
  • Por fin un día productivo, lograr hacer lo que debía. Conocer una librería divina donde suena Florence and the Machine.

Observaciones generales: hay muchos viejitos. Hay pocos niños. Hay mucho frío. No me he animado a usar la lavadora. Ya he logrado usar el transporte público por mi cuenta. No me he perdido, he tenido pequeños momentos de desubicación pero nada grave.

Cosas a las que debo acostumbrarme: a dar dos besos para saludar, a decirle “batidora” a la licuadora, a los precios de las frutas, a no compartir el cuarto, al frío, a las series en español con acento, y mil millones de cosas más.

Eso creo que será todo lo que ponga hoy. Espero poder ir poniendo, más que un relato, mis impresiones generales. Bienvenidos observadores, comentadores, shutes en general.