días de lluvia.

Ha llovido terriblemente estos días. No es como la lluvia de donde crecí, pero es lluvia y moja y es fastidioso. Fui a conocer un bar gay el viernes, fue muy raro, muy intenso, muy…fuera de todo lo que conozco. Pero de un modo genial. Ver a la gente poder expresarse con toda libertad, ser quien quieren ser sin ningun estigma y pasarla bien así, es genial. Lo unico es que ni loca vuelvo a ir a uno de los restaurantes mexicanos de esa zona, a pagar 8 euros por un plato de nachos que parecen de Taco Bell por pura nostalgia.

Siguiendo con un poco de la cronología, me fui de day trip el sábado, más raro todavía. Y no de un modo tan genial, hacia un tiempo fatal y mi compañía no era la más dinámica. Me urge conocer gente que me acompañe a estas aventuras. El lugar, Toledo, muy lindo. Muy medieval, pero muy turístico también. Y es como raro, darse cuenta que uno aqui no está de turista. No tiene sentido comprar ahorita playeras e imanes de un lugar donde vas a vivir. Siento yo. No es como cuando uno viene con prisas y compañía y se toma veinte fotos en cada monumento. El viernes tuve un momento, mientras estaba sentada frente a la Catedral de Almudena al atardecer, que me dieron ganas de llorar. Era todo tan lindo y yo estaba totalmente sola, rodeada de desconocidos, sin nadie con quien compartirlo. Habia un hombre tocando un violín y cuando tocó una canción en especial, me recordó a mi mamá y sentí que hasta me dolió el estómago. No es que no pueda disfrutar estar sola, pero hay cosas tan magnificas que quiero compartirlas con alguien. Sobre todo pienso en que quiero compartir tantas cosas con mi novio, que yo sé que soy una cursi, pero es que extraño demasiado a ese hombre. *Inserte suspiro dramático aquí* Sé que con el apreciamos el mismo tipo de cosas al viajar, que nos gusta descubrir restaurantes, calles, personas, que vemos historias por todos lados, que no nos gusta perder el tiempo pero si saber cuando descansar. La verdad es que somos buenos compañeros de viaje y me hace una falta tremenda.

En otras noticias, esto ha servido para darme cuenta que he sido muy consentida y muy cómoda toda mi vida. Lo noté desde la primera noche en que, por dejada, no tenía colchas y tuve que dormir solo con sábanas y con un abrigo puesto para no morir congelada. O cuando las bolsas de basura pasan tres días en la entrada porque a nadie se le ocurre bajarlas. O cuando no entendía como carajos funcionaba la lavadora y pase dos horas apachandole todos los botones. Pero bueno, voy aprendiendo y me da una gran paz poder hacer cosas sola, como ir al super y comprar lo que se me ronque la gana. Si quiero comer solo cereal y panes con queso, no hay nadie que me diga que no lo haga. Aunque hoy, después de una semana aqui, fui a comprar pollo porque me di cuenta que no estoy comiendo proteinas de ningun tipo. Asi que bueno, iré a prepararme un filete de pollo y verduras como toda una adulta disque responsable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s