regresando a ser estudiante.

Hoy me puse a pensar que hace cuatro años cerré pensum y dejé de ir a clases. Pero apenas voy por el segundo día de clases y que cosa más distinta a estar en la U allá. Estos días han sido básicos, de introducción, fundamentos. Muy pocos de la clase tienen background específico del tema, hay algunos que incluso están recien salidos de la U y son unos niños. Pero que diferente es estar en una clase que va a todo vapor, que vamos viendo las cosas una tras otra, que la gente hace siempre comentarios y preguntas pertinentes. Bueno, por lo menos hasta el momento. Creo que hay más extranjeros que españoles. Honduras, Ecuador, Colombia, México, Guatemala, Italia, henos ahí. El instituto está en una zona muy elegante, cerca de embajadas, oficinas fancy y restaurantes con valet parking a los que de plano nunca voy a entrar.

Pero la parte nerd de mi está feliz, de estar rodeada de gente que habla de lo que yo hablo, que entiende cuando digo sur-sur, cuando digo CAD, cuando digo post-2015. En medio de todos los temas, sale el issue de Latinoamerica y la relación norte-sur y etc. Hay algunas personas que se han dedicado a irse a ser voluntarios a países “en desarrollo” y es como raro. Es raro porque yo soy de uno de esos países donde la gente todavía va de voluntario para “ayudar”. Es raro. Yo sé que soy super privilegiada de estar acá, que esto no es algo que le pase a cualquiera, que han habido 50mil solicitudes para estas becas y heme acá. Es muy raro, la verdad.

En el resto de cosas, fui a conocer Primark, una tienda irlandesa recién abierta en Gran Vía. Es un monstruo. Filas y filas para entrar y te dan un ticket y así. Es como abrumador entrar, pero como soy una anciana lo que me hace feliz es comprarme unas pantuflas y un tostador.

Observaciones generales: el trámite de los documentos de residencia me hace ver que España no es como aquella cosa super avanzada en temas burocráticos. Sabra dios cuando me darán el mentado documento.

Viajar en bus es un caso cada vez. Va lleno de viejitos, que solo usan el bus y no el metro porque es más fácil (menos gradas), pero que van todo el camino peleándose por los asientos disponibles. Si hay dos con bastón, se empiezan a alegar con quien está peor de salud y merece más sentarse.

A ver que depara el resto de la semana. Por lo menos ya dejó de llover.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s